Vida sana y ejercicio físico en una sociedad plateada

Dic 22, 2016

¿Tiene sentido hablar de vida sana y ejercicio físico en un contexto de cambio acelerado y tecnológico? La opinión es unánime, pero a la hora de actuar seguro que ayudan algunas pinceladas sobre el mundo en el que vamos a vivir en términos de demografía, aspiraciones, prácticas y recursos. También en España. Y también en su sector empresarial.

El escenario va a tener como decorado de fondo una demografía tan previsible como poco tenida en cuenta. Es sabido que en 2050 el mundo contará con más del doble de personas mayores de 65 años que el actual, que afrontarán el ecuador de sus vidas a los 65 igual que hora lo hacemos a los 50. Por si resulta lejano, en el año 2030 España tendrá un 40% menos de personas entre 25 y 40 años que hoy. Es decir, el cambio no es menor desde el punto de vista del envejecimiento. Aunque habrá quien recuerde con razón que la edad tiene más que ver con la salud que con el calendario. En ello coincidimos todos los que nos consideramos los más jóvenes y los que mejor nos conservamos de nuestra generación, porque somos los únicos reconocibles de nuestros compañeros de clase, a los que el paso del tiempo les ha afectado mucho más. Indudablemente es mejor verlo así por el optimismo que denota.

Edad media aparte, para conseguir que se alargue la esperanza de vida sana propongo echar un vistazo rápido a lo que nos espera. Sobre todo porque estamos a tiempo de prevenir y planificar. Veamos qué nos dicen los estudios que hemos hecho durante los últimos años desde Empresa y Sociedad.

Lo más importante en la vida puede que sea lo que dice la canción (salud, dinero y amor) aunque desconozco su base científica. Nuestro público nos dice que lo más importante cuando se acabe la vida laboral es la salud. A continuación, no ser una persona dependiente, entendiendo por dependencia no solo la pérdida de autonomía y la necesidad de recibir cuidados a nivel individual sino también, curiosamente, dejar de ser activos y útiles para los demás. Después, el cariño de la familia. Recodemos que la depresión es el problema de salud número uno de los españoles mayores de 50 años.

Nuestro público también coincide en que la mejor medicina para una larga vida autónoma es mantenernos activos, con una creciente importancia de la participación ciudadana directa en la vida comunitaria para ser más útiles a la sociedad. Somos activos en nuestro entorno de amigos y familiares, sobre todo compartiendo actividades solidarias cotidianas y dedicando un tiempo que aumentará cuando acabe nuestra vida laboral. Tenemos menos actividad en el ámbito político, ya que creemos que nuestra opinión apenas se tiene en cuenta en temas tan importantes como el de configurar el sistema de bienestar (sanidad, servicios sociales y pensiones).

Un horizonte esperanzador, ya que en el futuro van a hacer falta más recursos invisibles de este tipo y una participación política más directa. Unos recursos no cuantificados macroeconómicamente, que han sido una de las principales claves de nuestra convivencia y bienestar desde hace unos años y que serán de importancia creciente según vayamos evolucionando hacia un número cada vez mayor de perceptores de pensiones conviviendo con cada vez menos personas en edad laboral para generarlas. Da gusto leer que los participantes en nuestras investigaciones apuestan por la participación ciudadana directa en la vida comunitaria para ser más útiles a la sociedad así como por tomar la iniciativa para generar los cambios que queremos generar. Y que buscan sus caminos independientemente del sector público, el empresarial y el tercer sector. Es decir, a través de una sociedad civil no institucionalizada, de participación más directa y colaborativa, que está en la base de todo lo que crece rápidamente en el mundo aunque se limite todavía a círculos de proximidad, todavía muy lejanos del ámbito político y del cambio social relevante.

Mientras tanto las grandes empresas siguen a piñón fijo considerando casposos a los consumidores y a los empleados mayores, salvo que sean miembros de su Consejo de Administración. Encefalograma prácticamente plano en términos de marketing y con unas estrategias incipientes de gestión de la edad de sus plantillas. Las pioneras, con medidas básicas y genéricas, entre ellas las relacionadas con fomentar hábitos de vida y pensamiento saludables durante todas las etapas profesionales.

Estoy convencido que las empresas cambiarán de un día para otro, en cuanto haya una de las grandes que se anime a dar el primer paso e incorpore las ideas de la “economía plateada”. Recordemos que se refiere al conjunto de oportunidades económicas que comienzan a aparecer a partir del gasto público y de los consumidores, y que está relacionada con el envejecimiento poblacional y las necesidades específicas del mercado de las personas mayores de 50 años. Su potencial de creación de empleo, riqueza y bienestar, los servicios unidos al ocio, la salud y las particularidades de los mayores convertirán a la economía plateada en una de las claves del desarrollo estratégico de empresas y países.

La propia Comisión Europea tiene previsto publicar un estudio sobre “Economía Plateada y oportunidades de mercado” en febrero de 2017. Incluirá información sobre cómo puede incentivar la innovación, crear nuevos empleos y ser generadora de crecimiento económico. No olvidemos que el 50% del gasto corriente de los gobiernos ya se destina a este ámbito y se espera que crezca en los próximos años.

Ojalá hubiéramos tomado la iniciativa en nuestro país. Podríamos presumir de Marca España y tendríamos un horizonte más saludable. Porque habríamos empezado antes el viaje.

 

 

Más información

Post by admin

Comments are closed.