¿Cuánto vale tu talento senior, querido directivo?

Nov 02, 2018

 

Hablar de talento senior en foros relacionados con la diversidad, la gestión de la edad o con el trabajo en una vida más larga se empieza a considerar vanguardista. Principalmente entre los babyboomers, que hemos propuesto el debate y lo aplaudimos porque somos el público más numeroso y directamente afectado. Así que toca sembrar y esperar una buena cosecha.

Desde luego algo tenemos que hacer los nacidos en el entorno de los años 60, que nos asomamos ya a la edad de jubilación más frecuente. Porque en España nuestras generaciones son casi el doble que las de los millennials. Un dato que se notará enseguida en el mercado laboral.

Incorporemos a la foto actual un poco de perspectiva. Si consideramos que parece que estamos llamados a vivir más años y que la edad habitual de jubilación se incorporó a la Seguridad Social en 1919 (estamos a un par de meses de celebrar un siglo), el anacronismo de las tres etapas secuenciales de la vida (formación, trabajo y jubilación) está próximo a su fin. Lento, como toda transformación cultural de fondo, pero seguro. Como ya intuyen los más jóvenes, las tres etapas anteriores enseguida se combinarán a medida de cada uno y su circunstancia. Eso de estudiar continuamente dejará de ser una “maldición divina” para médicos y se integrará en la vida de todos. Una vida que alternará fases de trabajo, formación y descanso muy variadas. Trabajo por cuenta ajena con trabajo por cuenta propia, por y para empresas grandes con por y para empresas pequeñas, organizaciones sociales y entidades públicas. Formación continua digital con cursos presenciales de actualización y reciclaje en conocimientos y habilidades humanas. Descanso de desconexión con descanso de aprendizaje reformateador de nuestro disco duro.

Empiezan a proliferar los estudios sobre los trabajos emergentes y los que están en declive. Parece lógico que los más repetitivos sean borrados del mapa por máquinas y que, por otro lado, tengan más proyección los más creativos. A efectos de los trabajos de más cualificación, el Future of Jobs Report 2018 del World Economic Forum subraya el potencial cuantitativo de diez perfiles, relacionados sobre todo con la analítica de datos, la inteligencia artificial y el machine learning. Claro. Nuevas profesiones que requieren una nueva formación para un nuevo futuro. Nada que objetar, faltaría más. Una buena pista para los millennials y generaciones posteriores.

Para que no nos desanimemos los babyboomers que reivindicamos el talento senior ante semejante avalancha, propongo hacer un ejercicio sobre el qué y el cómo de nuestro trabajo en el futuro, dirigido a quienes nos ilusiona seguir activos durante más años. Sobre todo si todavía nos creemos especialmente valiosos por la sabiduría acumulada.

En el qué, la reflexión es más bien cualitativa. Allá va una primera lista de diez perfiles de futuro que pueden aportar valor a la sociedad y a la empresa si somos capaces de reinventarnos más allá de hacer cursos para ser Consejeros con más de lo mismo:

  1. Visionario Disruptivo
  2. Dinamizador Ecosistemático
  3. Estratega de Crecimiento Exponencial
  4. Integrador Sociodigital
  5. Transformador Transversal
  6. Optimizador de Etapas Vitales
  7. Osmotizador de Talentos y Habilidades
  8. Antropólogo Contextualizador
  9. Monetizador de Hobbies
  10. Infantilizador Corporativo

Algunos son autoexplicativos. Otros, enrevesados juegos de palabras de conexiones improbables. Pero tendremos tiempo de hablar de ellos. Y de combinarlos, que es como se multiplica el valor.

En el cómo, toca interiorizar que ya no vamos a trabajar muchos años como directivos por cuenta ajena ni en carrera ascendente de remuneración. A partir de cierta edad trabajaremos más bien como empresarios de nosotros mismos o de nuestra propia pequeña empresa en filosofía freelance, como ya hace un tercio de los estadounidenses, y simultaneando varios trabajos a la vez, como hacían nuestros padres de jóvenes pero ahora en versión 5.0. Estos nuevos formatos demostrarán si realmente tenemos el talento senior que reivindicamos, siempre que la flexibilización normativa también evolucione para ser acorde con los nuevos tiempos. Algo que, por cierto, hará que los directivos miren de otra forma desde ahora mismo a los emprendedores que se les acercan con productos de primera frente a los de sus proveedores tradicionales, pero esa es la guerra de otra de las áreas de Empresa&Sociedad aunque aquí converja.

Si alguien tiene alguna duda de los cambios que se avecinan, le animo a imaginarse cómo será el homo techis que dejará para la historia al homo sapiens dentro de unos pocos miles de años. Creo que no lo veremos por mucho que mejore la Biogerontología, pero activarnos frente al futuro me parece un ejercicio inspirador además de una simpática cura de humildad. Que incluso igual nos agradecen los superhumanos que hacia los que tiende la siguiente fase de la humanidad.

 

Más información

longLifeTHINKtank, (participa en el debate sobre el efecto en el mundo laboral de una vida más larga)

DOCUMENTO INICIAL DE CONTEXTO DEL longLifeTHINKtank

@longLifeTT

Una vida más larga, uno de los tres ejes de Empresa&Sociedad

Empresa&Sociedad y el ecosistema emprendedor

Post by admin

Comments are closed.