Cultura intraemprendedora: pasar de un mantra aspiracional a una solución práctica

Sep 10, 2017

 

Uno de los mantras de las grandes empresas en la actualidad es que permee en su organización la cultura intraemprendedora. Se trata de un mantra aspiracional para evolucionar hasta no parecerse a nadie, cuestionar absolutamente todo y trabajar con la flexibilidad de los modelos de prueba y error en entornos VUCA (volátiles, inciertos, cambiantes y ambiguos). Casi nada.

Así llevan un tiempo haciéndolo las empresas más valiosas del mundo, cuya organización se puede sintetizar en una misión, un presupuesto y trabajo abierto por proyectos. Asimilable a la del mundo emprendedor, especialmente consciente de que afronta un futuro complejo, rico en ideas, en cambio de paradigmas, tecnológico, ubicuo, longevo, colaborativo entre generaciones, conocimientos, habilidades y formas de trabajar… que ya está transformando el concepto de empresa.

Para el resto del sector empresarial, el primer paso para construir esta nueva cultura suele ser una convocatoria interna para recoger ideas con una herramienta tecnológica. Así pretenden acometer retos como mejorar un producto, reducir costes o aumentar el bienestar laboral. Retos en los que la participación no es siempre para estar orgullosos, además de gestionarse a una velocidad poco acorde con este mundo en evolución acelerada.

Parece que hay que cuestionarse la mayor. No será por falta de preguntas. ¿Qué piensa y qué hace el mundo empresarial de toda la vida sobre su inquietante futuro? ¿Puede una gran empresa adaptarse a este entorno VUCA? ¿Cómo se imaginan las empresas a los líderes de sus equipos dentro de cinco años? ¿Se trata de fichar emprendedores, de potenciar a los líderes de la empresa con mayor potencial o de una combinación? ¿Están preparados los que han crecido en la organización tradicional, directivos incluidos, para surfear esta nueva ola, desenvolverse y competir con los nacidos en la incertidumbre? ¿Lo estarán en 2020, cuando se más difícil captar talento debido a la evolución demográfica que todos conocemos?

Además de potenciar algunas características técnicas hoy habituales, necesitaremos una mayoría abrumadora de habilidades a desarrollar. Entre ellas la curiosidad, la exploración y formación continuas, el liderazgo en equipos diversos y cambiantes, la transversalidad, la disrupción, el espíritu colaborativo, el compromiso, la empatía, la intergeneracionalidad, la visión sistémica o los desafíos que generan las tendencias sociales.

Habrá que desaprender y volver a aprender. Y aquí surgen más preguntas. ¿Está preparada la industria del aprendizaje ejecutivo para reinventarse? ¿Es suficiente una inmersión de unos meses para adquirir conocimientos para toda la vida basados en un método del caso con anacrónicas situaciones históricas? Los casos fundamentados en irrepetibles experiencias irrepetibles ya pasadas, ¿son suficientes para enseñarnos a vivir en un mundo que no podemos imaginar, con problemas complejos, interrelacionados, multidisciplinares y efímeros?

En este contexto he conocido el Programa intra|DISRUPT en Habilidades Emprendedoras, una apuesta de Osmotic por el entrenamiento colaborativo continuo de ejecutivos.

intra|DISRUPT es un programa de tres meses en el que veinticinco participantes seleccionados cuidadosamente para formar equipos diversos, flexibles y cambiantes trabajarán en tiempo real con cinco casos reales de startups en fase de fuerte crecimiento de sectores y modelos de negocio diferentes. Casos que no tienen una sola solución de libro y sobre los que hay que plantear decisiones reales sobre la marcha al propio emprendedor.

Está dirigido a empresarios y directivos llamados a liderar el cambio presente y futuro de las organizaciones independientemente del área funcional, sector o posición actual.

Requiere invertir 140 horas, equivalentes a las de un Executive MBA. Incluye sesiones presenciales con los emprendedores, trabajo individual y grupal por videoconferencia, con el objetivo de entender el entorno del proyecto, construir una propuesta de equipo y defenderla ante la startup y ante los demás equipos en una sesión final.

Su primera edición está prevista a partir del 20 octubre de 2017, los jueves por la tarde durante tres meses. Contará con 25 plazas, que se asignarán tras un proceso de selección entre empresas que muestren su interés en inscribir a más de un miembro de su equipo, de distintas disciplinas y alto potencial de crecimiento.

Parece un colegio diferente. Inspirador y divertido. Al menos para que lo prueben los altos directivos de Innovación, por si acaso. Pero no solo ellos, ya que los empresarios y directivos no innovadores son especies en extinción.

Osmotic busca a los mejores early adopters, que apuesto a que bloquearán las ediciones de 2018 porque cuando prueben esta la querrán incompany. Veremos.

@FranciscoAbadJ

 

 

Más información

¿Hablamos?

OSMOTIC es una iniciativa que proviene del emprendimiento e involucra a cientos de ejecutivos, inversores y emprendedores en startUps desde 2010.

¿Conoces a los mejores emprendedores para la transformación digital de tu Capital Humano?

Sobre nuestra actividad en el ecosistema emprendedor

 

Post by admin

Comments are closed.